head

Conclusión

La vida sobre nuestro planeta depende del equilibrio permanente entre los intercambios energéticos en el interior de la biosfera, donde el petróleo juega un papel importante. Sin petróleo, los aviones no podrían volar, los coches no podrían circular y los barcos no podrían navegar. 

Tampoco tendríamos acceso a sus productos derivados útiles en la vida cotidiana (polímeros, nylon, plásticos, pinturas, gomas, etc.)

No hay que olvidar que vivimos en una sociedad cuyo principal consumo energético no es eléctrico sino son combustibles fósiles. El nivel de confort que nos aportan todas estas nuevas tecnologías basadas en el petróleo nos ha llevado a un nivel de esperanza de vida muy superior al de los siglos pasados.

Por otra parte, las energías alternativas actuales no pueden reemplazar al petróleo debido a grandes inconvenientes, como sus bajas densidades, sus intermitencias o  su falta de capacidad de almacenamiento (“actualmente los métodos de almacenamiento de la electricidad son poco eficaces”).

En consecuencia, las emisiones de CO2 no deben ser consideradas como un problema sino como una solución a nuestro problema energético y medioambiental: reciclando  estas emisiones y operando una reducción de la molécula de CO2 para liberar el oxigeno y enriquecer su carbono para producir un nuevo combustible con emisiones negativas.

Pero lo más difícil a veces es pasar de escala del laboratorio al dominio completo de la cadena de producción industrial con un ratio de energía siempre positivo (El ratio energético neto = energía producida - energía necesaria para la producción de esa energía.). “No vale gastar más energía de la que producimos”.

Debemos asegurar el reemplazo progresivo de las energías fósiles, sin afectar las fuentes de alimentación de las poblaciones y si es posible mejorarlas por fuentes más sanas y al mismo tiempo evitar la inestabilidad de dos elementos principales de nuestro medio ambiente: el CO2 y el oxígeno.

El CO2 actúa como regulador térmico del planeta. Demasiado CO2 supondría un incremento de la temperatura global. La falta de CO2, un incremento del riesgo de glaciación y la reducción de la fotosíntesis.

Debemos, por una parte, evitar el desequilibrio térmico de nuestra biosfera y por otra parte, evitar la acidificación de los océanos.

Uno de los principales problemas del futuro de la humanidad va a ser equilibrar la demanda de energía con el respeto del medio ambiente.

 

Dirección: Calle Sevilla, 6-8. 03690 - San Vicente del Raspeig
Alicante-España (Cerca de la Universidad de Alicante)
Teléfono: +34 966 388 278 Fax: +34 966 388 279